Arxius mensuals: Novembre de 2012

Toni Puig: “Los ciudadanos deben ayudarse mutuamente y seguir organizándose en asociaciones”

thumb.large.toni_ok
Heterodoxo removedor de conciencias y ciudadano activo. Toni Puig reivindica el valor de las asociaciones como motor de cambio en el contexto de las ciudades. Pero, ¿de qué tipo de ciudades, gobiernos o asociaciones ciudadanas habla? Le entrevistamos, no te dejará indiferente.

Toni Puig es licenciado en Teología y tiene estudios en Filosofía y Arte, quizás por eso tiene una fe racional en la condición humana, él habla de confianza y pasión por los ciudadanos. Se especializó en Gestión Cultural, Marketing de Servicios Socioculturales, Animación Sociocultural Urbana y Comunicación y Gestión Pública de Ciudades.

El “gurú de las ciudades” e inventor del concepto “marca ciudad” es coordinador de la red de Centros Cívicos de Barcelona y profesor de marketing público enESADEEs también conferenciante transoceánico sobre política, administración, cultura y comunicación; ha hecho cursos, seminarios y talleres en todas partes, especialmente en América Latina, sobre los temas de su especialidad. Desde 1979 asesora del Ayuntamiento de Barcelona en comunicación, y es autor de varios libros, como Marca Ciudad o La Comunicación Cómplice con los Ciudadanos.

Le conocimos en el XII Congreso de la Asociación Española de Fundraising y no hemos parado hasta entrevistarle…

>> ¿Deberíamos volver a las ciudades repúblicas griegas?
No, en las ciudades griegas había muchas desigualdades, esclavitud… Deberíamos trasladarnos a las ciudades medievales italianas, a aquellas repúblicas donde la ayuda mutua entre ciudadanos era mucho más eficaz y cotidiana, donde había una red de personas que se ayudaban dentro de una ciudad y las ciudades entre ellas también cooperaban.

>> ¿La ciudadanía de las ciudades modernas no quiere participar en la vida pública o qué pasa?
No le han dejado participar y no quiere participar porque no sabe qué es. Una ciudad debe tener un gobierno al servicio de la ciudadanía y también una red de asociaciones civiles que trabajen juntos para reconstruir, reinventar una ciudad entre iguales desde las diferencias personales y a partir de la mutua cooperación. Todos debemos colaborar en esta reconstrucción, cada uno según sus posibilidades, pero nadie debe quedar pasivo.

>> ¿Estamos educados para asumir este reto?
Nos encontramos en un proceso de transformación que debe impulsarse desde el sector social civil, debe hacerse un esfuerzo para iniciar una campaña permanente para reeducar la ciudadanía desde un civismo cooperante. Ahora bien, nos encontramos con una dificultad: el sector asociativo civil se ha dedicado a ofrecer servicios (esto lo tienen que hacer los gobiernos públicos) y no a movilizar a la ciudadanía.

La ciudadanía asociada en red debe, primeramente y prioritariamente, movilizar a los ciudadanos para la mutua colaboración en la ciudad. Y en segundo lugar, dar servicios a aquellas personas más vulnerables en cooperación con el gobierno de la ciudad.

>> Pero muchas asociaciones están cerrando el tenderete…
Estoy encantado, ha habido muchas asociaciones falsas, que han vivido del dinero público y han hecho seguidismo a los gobiernos, y deben desaparecer, son la mayoría. Algunas incluso deberían pedir perdón. Saldrán otras más vinculadas a los movimientos sociales ya que estos sí están cerca de los ciudadanos. Y estas asociaciones sí tendrán como misión organizar la ciudad desde la cooperación y la organización de la ciudadanía primero, y en colaboración con los gobiernos de las ciudades después.

>> ¿Por qué habla de gobierno de la ciudad y no del Estado?
Porque no hay. Los grandes partidos políticos están al servicio del sistema financiero, que no quiere cooperar, ni promover la igualdad, sino que quiere tremendas desigualdades.

>> ¿Necesitamos una revolución?
Debe haber una revolución copernicana. En 30 años de transición se han dedicado a restablecer la democracia como gobierno de los ciudadanos, mientras, precisamente la ciudadanía y las asociaciones han sido sumisas y han admirado lo que pasaba, y ahora esto se ha acabado, la administración no lo seguirá haciendo. Los ciudadanos deben ayudarse mutuamente y seguir organizándose en asociaciones, y los gobiernos deben dar los servicios necesarios a las ciudades para asegurar lo mínimo a todos los ciudadanos, y cuidar de los más desfavorecidos.

Ahora todavía nos encontramos con que las asociaciones dependen de los gobiernos y estos del sistema financiero. Y los gobiernos municipales están perdidos, estaban acostumbrados a trabajar con mucho dinero y ahora, sin dinero, no saben qué hacer. De dinero sí hay, pero debemos saber priorizar en qué servicios los gastamos. Yo no conozco ningún gobierno que se haya sentado con los ciudadanos para decidir qué ciudad quieren.

>> ¿Cómo debería ser esta ciudad?
Debe ser la casa común donde queremos vivir entre iguales con nuestras diferencias individuales y grupales, y tenemos que trabajar en asociaciones, gobiernos, y éstos con otros gobiernos, así como también con pequeñas y medianas empresas. Yo no creo en las multinacionales, son atracadoras y sólo quieren que compremos y compremos hasta endeudarnos.

>> Multinacionales, el tema…
Soy un firme defensor de la pequeña y mediana empresa, que son las que dan trabajo y ganan dinero de forma honrada. Tampoco me gustan las asociaciones y entidades que colaboran con empresas multinacionales que explotan en otros países, me parece que han perdido la cabeza. Las asociaciones deben promover la cooperación ética y civil desde la solidaridad y la complementariedad.

>> ¿Tiene fe en esta revolución de la que me habla?
Tengo confianza, que no es lo mismo que fe. Estoy fascinado, desde los años setenta que la estoy esperando y ya está aquí. Las ciudades se construirán con la creatividad de la gente, en grupos organizados, donde el consumo no será el último horizonte, sino que será el poder vivir en ciudades tranquilas donde la gente trabaje y coopere para las resolver las preocupaciones individuales y comunes.

Estoy muy de acuerdo con la gente de Ocupa el Congreso, #15M… porque todos señalan el punto clave: la gran dificultad en que se encuentra la democracia parlamentaria porque está demasiado influenciada por los grandes poderes financieros. Este cambio será largo, pero ya está empezando y la ciudadanía volverá a ser la que lidere la democracia.

>> ¿Qué podemos aprender de otras ciudades del mundo?
Esta visión etnocéntrica nuestra también ha terminado. Por ejemplo, tenemos mucho que aprender de las ciudades latinoamericanas: de Bogotá el civismo, de Curitiba la ecología y sostenibilidad en la ciudad; de Medellín que la violencia se combate con servicios públicos como la educación o la cultura, (que aquí estamos recortando, por cierto).

>> Por favor comparta… cuál es su fórmula mágica de la felicidad, vitalidad, fascinación…?
Fácil, te lo diré en 5 puntos:

1. – Ser curioso.

2. – No atarte nunca al poder, he trabajado 32 años en el
ayuntamiento de Barcelona pero siempre he estado a favor de la ciudadanía y no de la jerarquía oficial.

3. – Leer, esto significa tener pensamiento e ideas.

4. – Viajar para aprender.

5. – Estar más en contacto con la gente joven que con la gente de tu edad o mayor porque son unos “muérdagos”, unos fósiles acomodados.

¡Actúa!

¡Déjate sorprender! Navega por el blog de Toni Puig.

¿Eres un ciudadano o ciudadana activa? Comparte con nosotras tu experiencia.

¿Quieres serlo pero no sabes cómo? Acércate a la asamblea de tu pueblo o barrio, o movilízate para crear una si todavía no existe: únete a un colectivo en el que puedas aportar, participa en las movilizaciones ciudadanas.

También puedes empezar a cambiar el mundo implicándote en una ONG y haciendo un voluntariado social. Consulta hacesfalta.org y encuentra tu oportunidad.

—————————

La imagen es de Toni Puig (cedida)
Entrevista publicada en Canalsolidario.org

10 acciones sociales para compensar la subida del IVA

thumb.large.thumb.large.5126344583_9031352c31
No hay fórmulas mágicas, porque mientras nuestro bolsillo cada vez está más apurado los precios van subiendo. No obstante, recuperamos algunas acciones que nos pueden permitir ahorrar unos euritos y ya que estamos, decrecer, el reto pendiente de nuestra sociedad.

Compartimos algunos consejos que esperamos te sean útiles para ahorrar un dinerillo, llegar un poco mejor a final de mes y contribuir con tu consumo a que un cambio de modelo económico y social sea posible.

>> 1. – ¡Ahorra energía! Con unos cuantos gestos muy sencillos y utilizando productos respetuosos con el medio ambiente puedes ahorrar agua y energía y tener un hogar más saludable y sostenible. ¡Aquí tienes algunas ideas! Y si puedes, vuélvete a pasar al gas butano, ¡ahorrarás muchísimo!

O mejor todavía: pásate a Somos energía, la cooperativa de energía verde! Y es que, ¿no estás harta de ver la cantidad de dinero que tienes que pagar cada dos meses por agua, luz o gas? El objetivo de Somos Energía es ser una cooperativa sin ánimo de lucro que reúna a miles de personas con el deseo de cambiar el modelo energético actual y trabajar juntos para alcanzar un modelo 100% renovable. ¡Infórmate ya!

>> 2. – Vuelve atrás, apuesta por lo local y tradicional: No compres comida preparada, mucho más caro y empaquetada por todos lados, ¡hazla en casa! Puedes preparar tu pizza, más barata, rica y sana que la del take away. Anímate también a preparar tu sushi, en la red hay muchos video-tutoriales. Intenta comprar en los mercados locales, puede parecer que los precios son más altos, pero cuando vamos a las grandes superficies muchas veces acabamos comprando de más o productos que no necesitamos. Y además, el gusto de las verduras de las tiendas de barrio, por ejemplo, es mucho mejor. Infórmate también sobre la posibilidad de formar parte de una cooperativa de consumo. Cuanta más gente se pase a este modo de consumir, más barato nos saldrá a todos y todas.

>> 3. – ¡Vístete sin gastar un duro! Aprovecha para redescubrir cosas que habías olvidado y te ahorrarás algunas compras innecesarias. También puedes remover los armarios y encontrar ropa vintage de tus padres o abuelos. Intercambia o recicla todo lo que no hayas utilizado en los últimos dos años. O incluso, anímate a confeccionar tu ropa. También puedes echar un vistazo a lastiendas de ropa de comercio justo o segunda mano de tu ciudad, te sorprenderán!

>> 4. – Reduce el derroche alimentario: Compra lo que tengas que comer y come lo que compres, así de fácil. Haz una lista de la compra antes de salir y respétala; al cocinar, mide las raciones y evita preparar más de lo que necesites. Aprovecha las sobras: llévalas al trabajo en vez de comprar un bocadillo. Con los restos de carne, pescado y verduras puedes hacer buenas sopas, guisos, curry y bocadillos. Lee las fechas de consumo preferente con el máximo escepticismo: déjate guiar por el gusto o el olor del producto. Aquí tienes algunas recomendaciones más.

>> 5. – Empieza a ser autosuficiente: Puedes aprender a preparar tus jabones, detergentes… mucho más baratos y ecológicos. Por ejemplo: puedes utilizar una bolsita de té negro bien empapada como desodorante natural, luchar contra las manchas con el jugo de un limón, aprovechar el bicarbonato de sodio mezclado con agua y sal para limpiar la alfombra o los azulejos, sustituir el limpiacristales por un periódico mojado y luego otro seco. Sin darte cuenta acabarás llevando una vida mucho más ecológica y responsable.

>> 6. – ¡Visita la biblioteca pública de tu barrio o pueblo! A pesar de que este año el presupuesto para bibliotecas públicas es O, también es cierto que muchas de ellas tienen material muy interesante de literatura, cine… Además, también puedes ir a leer el periódico o muchas revistas especializadas. Y si no encuentras el libro que buscas puedes pedirlo y te llegará desde otra biblioteca de la red pública en un par de días. Puedes tener el material un mes, eso sí, no te olvides de devolverlo en la fecha prevista! Y si crees que es una injusticia que el Gobierno no destine ni un euro a las bibliotecas, no tengas miedo a la fama de cascarrabias… ¡y quéjate!Y recuerda: el conocimiento es poder 🙂

>> 7. – ¡Pásate a la banca ética! ¿Sabías que la mayoría de entidades de banca ética no cobran comisiones? Pues así es. La banca ética está implantada en nuestro territorio desde hace más de una década. Es otra forma de ahorrar e invertir que combina los beneficios sociales con los beneficios económicos. Infórmate de las diversas opciones que tienes y ¡ayuda también a transformar y construir el mundo que quieres!

>> 8. – ¡Comparte transporte! ¿Qué opinas de compartir coche? Pues supone compartir gastos y tener compañía en los trayectos largos. Y al mismo tiempo, implica reducir las emisiones de CO2 y los problemas de tráfico y aparcamiento… Incluso puedes compartir la tarjeta de metro o la bicicleta. ¿Por qué no? Busca alternativas y activa tu creatividad.

>> 9. – ¡Utiliza los bancos del tiempo! Un banco del tiempo es una iniciativa comunitaria de intercambio de tiempo, pero en el que lo que se “presta” y se “recibe” es tiempo dedicado a servicios a las personas. Este mecanismo de intercambio multilateral tiene por objetivo establecer una red de ayuda mutua y reforzar los lazos comunitarios de un barrio, pueblo o ciudad. ¿Qué te parece intercambiar clases de inglés por sesiones de fontanería? En San Javier, 120 habitantes ya comparten su tiempo y organizaciones de atención a mayores o inmigrantes y asociaciones de amas de casa también la utilizan. Infórmate: en este mapa puedes encontrar decenas de bancos del tiempo de España, encuentra el más cercano de tu casa. También puedes utilizar elDoybusco, un proyecto de Canalsolidario.org que promueve el reciclaje y la cooperación interpersonal.

>> 10. – ¡Manifiéstate, sal a la calle, asóciate, reivindica! Acércate a la asamblea de tu pueblo o de tu barrio, o movilízate para crear una si todavía no existe: únete a un colectivo en el que puedas aportar, participa en las movilizaciones ciudadanas. Es baratísimo y la única manera con la que conseguirás que tu bolsillo y tus derechos no estén aún más apurados dentro unos añitos.

¡Actúa!

Pasa a la acción y comparte con nosotros tu experiencia. ¡Nos encantará!

Si quieres encontrar otras maneras de empezar a cambiar el mundo, quizás te gustaría empezar probando con un voluntariado. Consulta en Hacesfalta.org.

———————————————————-

La imagen es de o5com en Flickr
Artículo publicado en Canalsolidario.org