Arxius mensuals: Novembre de 2013

Gustavo Duch: “El hambre es la consecuencia del expolio de los recursos naturales”

xx
Otro mundo es posible, pero tenemos muchos frentes abiertos: sumar fuerzas con nuestros socios del Sur, terminar con el hambre en el mundo, movernos hacia la agroecología, etc. Hemos podido conversar con Gustavo Duch, gran experto en Soberanía Alimentaria de los Pueblos y hemos aprendido mucho 🙂

>> 1. Una de cada ocho personas en el mundo sufren hambre crónica y el Sur siempre es el que sufre más, ¿tú lo entiendes?

Entender el hambre explica muchas cosas. Explica que los países en que más hambre pasa su población son grandes exportadores de alimentos, países con muchas tierras agrarias controladas por pocas empresas que ganan suculentos capitales produciendo materia prima para los llamados países desarrollados. Mientras, la población campesina intenta sobrevivir en escasas y pedregosas tierras, o bien entrega sus brazos en las grandes fincas a tareas temporales que les pagan muy mal. Explica que cuando más industrializamos la agricultura y aumenta la producción de alimentos, ya disponemos de alimentación para la población que alcanzaremos en el año 2050, más medios de vida se destruyen y menos gente puede vivir como campesinas o campesinos. Explica, que el hambre no es un problema de falta de producción, ni tan siquiera de mala distribución, es la consecuencia del expolio de los recursos naturales que deben de estar, soberanamente, en manos del pequeño campesinado.

Explica que sobre esta población, antes campesina ahora sintierra y con poquísimos recursos económicos, las especulaciones que los fondos financieros hacen con los alimentos en las bolsas de Chicago o Nueva York, representan la imposibilidad de comprar alimentos. Sobre todo explica que la agroindustria no está pensada para alimentar a las personas ni para qué ser campesino o campesina sea una forma de vida, y así tenemos que, digan lo que digan ellas y sus cómplices, es una práctica muy poco eficiente: consume el 80% de los recursos necesarios para producir alimentos (energía, agua y tierra) pero sólo producen el 30% del total de alimentos que llegan a las mesas; despilfarra el 40% de todo lo producido; y, peor aún, cada vez produce más materias vegetales que no comemos las personas, agrocombustibles y piensos. En definitiva, el hambre explica que tenemos una agricultura diseñada y caminando en un modelo capitalista, por lo tanto, erradicar el hambre pasa por enterrar, bien hondo, el capitalismo.

>> 2. ¿Qué podemos aprender del Sur ahora que el Sur también somos nosotros y que estamos inmersos en una lucha por un modelo alimentario saludable y sostenible?

Cuando hace veinte años surgió el lema, sobre pañuelos verdes enfrentados al poder de la OMC, de la Soberanía Alimentaria, el Norte entonces prepotente no entendía el concepto de Soberanía. Hoy, cuando en nuestro países sufrimos el impacto de dejar la economía fuera de nuestro control, la política fuera de nuestro control, la clase política nacional sin poder, cuando no podemos decidir ni qué salud, educación o agricultura queremos ni qué alimentación deseamos, sabemos con claridad qué significa luchar por la Soberanía de los pueblos. Ese es el primer aprendizaje, necesitamos, un ‘estado de lucha permanente’ por parte de la población, junto con la construcción y empuje de las alternativas al modelo agrario dominante. Y ahí, todas las que sean pensadas fuera del territorio capitalista (recuperación del verdadero cooperativismo agrario, mercados locales y humanizados, okupación de tierras, etc.), serán válidas, puesto que no olvidemos que como cualquier otro imperio, el rey capitalista, tiene sus días contados.

>> 3. ¿Qué más podemos aprender del Sur en nuestra lucha por la recuperación de semillas, contra los transgénicos o contra las grandes multinacionales?

Del Sur llegan también aires feminizadores o feministas, esenciales para rehacer cualquier vida vivible. La agricultura industrial tiene vocación de dominación de la tierra, la maltrata, la envenena, y todo para ver quien llena el camión más grande. Es una agricultura donde se busca el control de las semillas, de la tierra, del agua, todo a su alrededor huele a poder.

Pero así no tenemos vida ahora ni futura. Todos los seres vivos del Planeta somos interdependientes, necesitamos de la tierra y sus microorganismos, necesitamos de animales que fertilizan el campo, de lluvias que los rieguen, de personas que los cultiven, y de manos que los cocinen… Solo cuidando estas relaciones aseguramos el derecho a la alimentación. Hacia ahí hemos de caminar, visibilizando y compartiendo el trabajo de los cuidados, que bien puede empezar cuidando la tierra. La agroecología, presente en el mensaje de la Soberanía Alimentaria, tiene esa misión, desarrollar una agricultura que cuida contra una agricultura que explota.

>> 4. Un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero son generadas por la agricultura y la ganadería industrial, pero parece que nos olvidamos un poco de esto frente a las emisiones de gases provenientes de la industria. ¿Por qué?

Cuando pensamos en emisiones de gases visibilizamos chimeneas industriales humeantes, es lógico, pero el proceso de producción de alimentos también tiene muchas chimeneas en cada uno de sus eslabones. Humean los bosques quemados para ganar tierras para la agroindustria, contaminan los tubos de escape de la grandes cosechadoras o avionetas fumigadoras que recorren o sobrevuelan los monocultivos, igual ocurre con los aviones, barcos o ferrocarriles que transportan alimentos por miles y miles de kilómetros, escapan gases de cada uno de los frigoríficos o congeladores que conservan alimentos en supermercados y hogares, y hasta de ese 40% de alimentos despilfarrados y podridos emanan gases que calientan el planeta.

>> 5. La nueva filosofía de Mercadona es “Dignificar el trabajo del agricultor, pescador y ganadero de nuestro país”, ¿tienes contra argumentos?

El mensaje es el adecuado, el problema es quién lo dice. Lo dice una empresa que desde su esencia capitalista sólo puede actuar pensando en sus propios beneficios, no puede pensar en otra cosa, no está en su ADN. Imposible. Pero además, si entramos en los sueños del Sr. Roig, su Presidente, veremos que sus ansias son convertir a Mercadona en el monopolio de la distribución alimentaria, a costa de los pequeños comercios de barrio y de las y los proveedores agricultores. Su táctica es la que aparece en los manuales del libre Mercado, la competitividad. Compiten para ganar, sin más.

>> 6. Si tuvieras delante, por ejemplo, un agricultor de cítricos de toda la vida del Sur de Tarragona quizás te diría que la agricultura ecológica es costosa, tiene poca vida y es difícil de vender, ¿cómo le convencerías de que otro modelo es posible?
Los cambios son complicados y llenos de incertezas, nadie puede garantizar nada, así que sólo queda ofrecer información, espacios colectivos de debate, mostrar otras experiencias, analizar elementos que se alterarán en los próximos años, y de nuevo, apoyar la Soberanía de esa decisión, que se pueda tomar libremente. Moverse hacia la agroecología tiene que ser un camino personal, en nuestros interiores, y tiene que ver con hacer de nuestras vidas movimientos de transición y transformación, de un mundo a otro.

>> 7. Para terminar, con esperanza, cuéntanos alguna iniciativa ciudadana dirigida a concienciar a los consumidores y que esté tenido éxito.
Un cuento, La guerra esperada (de Mucha Gente Pequeña): Las primeras que vi con las bombas, las llevaban cargadas en la mochila. Las sacaron con mucho cuidado y me las enseñaron. ─ Son pequeñas, caben en la palma de la mano ─ dijeron, y empezaron a arrojarlas una tras otra. Estábamos justo detrás de las vallas de un solar vacío y sin edificar, en un barrio humilde de la ciudad. Calculo que lanzaron como unas 20 ó 30 bombas mientras reían y se hacían fotos después de cada impacto acertado.

Lo mismo estaba ocurriendo de forma sincronizada en otros barrios de la ciudad, y en muchas más ciudades de casi todas las naciones industrializadas. Los móviles les permitían estar en contacto entre cada grupo de esta guerrilla urbana. Las gentes que les descubrían, en lugar de salir huyendo a refugiarse, aplaudían, gritaban bravos y se abrazaban. Quizás por eso no se escuchaba el estruendo de la detonación.

Además, en ese momento, más hombres y mujeres salían de sus casas con bombas parecidas en bolsas de plástico. Su misión, según las instrucciones consensuadas, era situarlas delicadamente sobre las jardineras y macetas que encontraran vacías. Había que depositarlas ahí, medio ocultas, sabiendo que era un buen lugar para su explosión, en el momento apropiado.

Los niños y niñas de pueblos chicos o pueblos grandes como ciudades, tenían la misión más comprometida: lanzar las bombas bien lejos con sus tirachinas. Ocultos en escondrijos aptos para su edad, calculaban disparos para sabotear las tierras sin uso de los terratenientes de siempre. Disparaban y salían corriendo a toda pastilla en sus bicicletas.

Sobre mi cabeza vi pasar varios globos aerostáticos que, me dijeron, dejarían caer esas granadas caseras por babor y estribor, en las zonas deforestadas y en los bosques quemados, que cada vez son más abundantes. Querían diseminar miles de bombas, dejar esas zonas “sembradas”.

No supe de quien fue la idea, pero la guerra de las hortelanas y los hortelanos y sus bombas de semillas estaba en marcha.
La receta de cómo fabricar esas bombas estaba grafiteada en los muros y la gente se la pasaba por debajo de las puertas o de boca en boca, no era tan difícil.

Se luchaba sin agresividad y con inteligencia contra la violencia del sistema capitalista. En un mes, calcularon, los brotes verdes nacerían para hacer un mundo justo y perdurable.

Nota. Cómo fabricar una bomba de semillas: tome unas 10 partes de tierra y una de arcilla; la mezcla bien y al mojarla con agua la moldea como si preparase masa de pan o pizza. Así extendida le añade semillas de huerta, diversas y autóctonas. Vuelva a amasar haciendo con la masa pequeñas bolas, como de ping pong. Se dejan secar al sol. Atención: hay que manejarlas con cuidado, pueden explotarle en su propia terraza, balcón o maceta.

¡Actúa!

Consulta el blog de Gustavo Duch, encontrarás mucha información interesante sobre la temática de Soberanía Alimentaria y agroecología. También puedes seguir Gustavo Duch en Twitter.

Modifica tus hábitos de consumo y opta por productos de comercio Justo siempre que puedas. Inspírate leyendo noticias en la sección Consumo responsable de Canalsolidario.org y pasa a la acción. No te pierdas tampoco el especial informativo ¿Eres lo que comes o vistes? ¡Consume con conciencia! porque el cambio, aunque sea de uno mismo, es imparable 😉

Entra en la web de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, podrás informarte sobre las últimas novedades vinculadas con el comercio justo y conocer las tiendas de todas las comunidades autónomas.

También puedes formar un grupo de consumo en tu casa, tu barrio, tu centro de trabajo… Aquí tienes algunos links útiles: Cooperativa Bajo el Asfalto está la Huerta! – Cooperativa Arbore – Espacio por un Comercio Justo – Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos y Artesanales – Ecoconsum – La Repera –Plataforma Rural.

Puedes ponerte en contacto con otras cooperativas y redes de consumo solidario a través de nuestra Guía de ONG.

En la imagen Gustavo Duch. Foto cedida.
Entrevista publicada en Canalsolidario.org

Anuncis

“El modelo de desarrollo de Filipinas ha sido poco cuidadoso a la hora de enfrentar las amenazas”

thumb.large.FranciscoRey
Hablamos con Francisco Rey, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria. Analizamos las causas que incrementan la vulnerabilidad del país ante fenómenos hidrometeorológicos, la primera respuesta humanitaria ante la emergencia y el rol de la cooperación al desarrollo.

>> ¿Puede detectar algunas causas que expliquen por qué cada año Filipinas se ve golpeada por desastres naturales?
Por su ubicación geográfica, Filipinas es más susceptible a este tipo de fenómenos. Crónicamente todos los años se dan tifones, huracanes y tornados de una cierta magnitud, esto es una amenaza. Pero lo que provoca este tipo de desastres no es sólo la amenaza – el evento natural -, que en este caso ha sido de gran magnitud, sino también el grado de vulnerabilidad que tiene Filipinas frente a este tipo de fenómenos.

>> ¿Tienen algo qué ver las políticas de ajuste estructural dictadas por el FMI con la vulnerabilidad de Filipinas ante los fenómenos meteorológicos?
Los modelos de desarrollo que se han adoptado en la región, – incluso el propio desarrollo urbanístico, la manera de poblar el territorio, etc. – han sido muy poco cuidadosos a la hora de enfrentar las amenazas y esto ha aumentado mucho la vulnerabilidad del país. En las imágenes que se publican hoy en los medios hemos visto zonas costeras muy afectadas, pero se había construido y había asentamientos humanos donde no se debería, lo mismo que pasó con el tsunami. En estos casos hablamos de desastre como fruto de la interacción de una amenaza de carácter más o menos natural que se ha agravado por el cambio climático y por la vulnerabilidad fruto de unas políticas de ajuste.

>> ¿Qué diría a aquellas personas o instituciones que consideran que no merece la pena ayudar porque hay gobiernos corruptos en estos países?
Gran parte de la asistencia humanitaria de emergencia no está canalizada por los gobiernos locales. La asistencia que estamos enviando estos días para Filipinas desde España y otros países está siendo canalizada por ONG, entidades locales, iglesias… es decir, otros actores. En cualquier caso, la asistencia humanitaria siempre es cuidadosa y cuando se canaliza por las instancias gubernamentales trata de establecer ciertos mecanismos de control para evitar que la corrupción, que en el pasado ha existido, se vuelva a producir. Pero, ¿qué pasa si no se incorpora a los gobiernos? Entonces nos encontramos casos como los de Haití, donde el país se convierte en una república de las ONG, no se ayuda a fortalecer la parte no corrupta y se pueden duplicar mecanismos de ayuda que a la larga pueden ser perjudiciales. Por tanto, hay que canalizar ayuda por instituciones que no sólo sean las gubernamentales, pero también hay que implicar a los gobiernos marcando unas condiciones.

>> ¿Cómo está afectando el cambio climático a la incidencia y magnitud de los desastres naturales en la zona?
Aunque siempre hay discusión en este tema, las propias Naciones Unidas han manifestado en un informe reciente sobre cambio climático que hay una relación directa. Es decir, el cambio climático está haciendo que la amenaza de tifones, huracanes u otro tipo de desastres hidrometeorológicos se haya agravado, tanto de los huracanes clásicos en el Caribe como del Sureste asiático.

>> ¿Hay verdadera voluntad política de la comunidad internacional para luchar contra estos fenómenos?
Es una voluntad política un poco episódica. Y es muy curioso porque, por ejemplo, el tsunami de 2004 ocurrió en diciembre, y en esa fecha se celebraba una conferencia en Japón sobre el riesgo de desastres que estaba teniendo poca atención mediático. Fue precisamente el fenómeno meteorológico el que hizo que se aprobara el Marco de Acción de Hyogo para la Reducción de los Desastres.

Yo creo que lo que algo parecido puede ocurrir en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático que se está celebrando estos días, quizás el desastre de Filipinas hará que se firme algún tratado. Pero lo que suele suceder es que al cabo de un tiempo, si no hay otro desastre de gran magnitud, la comunidad internacional se olvida del tema. Por ejemplo, los datos del cumplimiento del Marco de Acción de Hyogo firmado por 168 países en 2004 no son suficientemente positivos, y aunque en un primer momento si sirvió para poner una red de alerta temprana contra tsunamis en el océano indico, después muchos países se han ido quitando del Marco de Acción de Hyogo y no han tomado medidas de lucha contra esos fenómenos.

>> ¿Qué rol tiene la cooperación internacional para la prevención y para mitigar los efectos de los desastres naturales?
La cooperación internacional al desarrollo es muy importante, pero hasta la fecha ha incorporado poco la reducción de riesgos y los aspectos preventivos (planes de contingencia, preparativos, etc.) y luego es muy reactiva cuando se producen los desastres. Un porcentaje muy bajo de la cooperación española se dedica a la prevención, en 2012 sólo entre el 5 y el 6% del total de fondos.

Filipinas en teoría es un país prioritario para la cooperación española, el único en Asia, y sin embargo la respuesta de nuestro país en términos de financiación está siendo muy baja. Si se quiere recurrir a la retórica de que España tiene una relación privilegiada con Filipinas (fue colonia española durante mucho tiempo) el Gobierno debería aprobar algún crédito extraordinario para esta emergencia, y más ahora que se están preparando los presupuestos para 2014. Otros países van muy por delante de España en temas de ayudas económicas. Por ejemplo, Reino Unido donará 10 millones de euros, mientras que la cifra que se maneja en España por el momento no llega ni a la décima parte de esto.

Además, en Filipinas hay una presencia de ONG españolas bastante importante, por laces históricos; hay algunas muy potentes pero también muchas de tamaño mediano y pequeño que ya están trabajando de la mano de entidades locales o confesiones religiosas y que tienen implantación en las zonas más afectadas.

>> ¿Y cómo valoras el despliegue humanitario de estos días?
Es un despliegue bastante normal, una crisis de esta magnitud pone en evidencia la falta de recursos de los países afectados y la capacidad de rápida respuesta de la comunidad internacional, pero no es nada nuevo. El gobierno filipino se ha visto desbordado por el desastre y la comunidad internacional está actuando pero con una cierta descoordinación. Muchos Estados quieren intervenir (por ejemplo, USA enviará militares) y la ONU a través de la OCHA está intentando hacer un papel de coordinación.

Por otra parte, cabe destacar que la cooperación española se ha tratado de ordenar bastante bien, tanto por parte de las ONG como de la AECID, aunque la pobreza de recursos está condicionando totalmente la operación. La AECID ha enviado dos aviones junto conAcción Contra el Hambre y Cruz Roja, pero un desastre de esta magnitud requiere más financiación de la que la AECID tiene prevista de aquí a finales de año.

Se debe fortalecer les entidades locales, tanto las gubernamentales como no gubernamentales (confesiones religiosas que trabajan con los afectados, Cruz Roja…) porque son los primeros que han reaccionado ante la catástrofe. También es comprensible que estos primeros días, si no hay recursos públicos, se recurra a las fuerzas armadas para las tareas de rescate, escombro… En principio en las zonas afectadas esto no plantea ningún problema, pero hay otras zonas de Filipinas que están militarizadas y que viven con conflicto armado y la presencia de militares allí si podría complicar la situación.

¡Actúa!

No te pierdas el especial informativo Emergencia en Filipinas de Canalsolidario.org con informaciones y recursos para pasar a la acción.

También puedes informarte sobre la situación en Filipinas a través del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH).

También puedes consultar estos Documentos relevantes sobre inundaciones y catástrofes naturales:

Documento publicado en 2008 por ALNAP, que identifica las principales lecciones aprendidas de las agencias humanitarias en respuesta a las inundaciones.

Libro Inundaciones. Aprendiendo de anteriores operaciones de emergencia y recuperación,2008 Provention Consortium, ALNAPAECID,IECAH.

En la imagen Francisco Rey (foto cedida)
Entrevista publicada en Canalsolidario.org

Tifón en Filipinas: todas las ONG que están ayudando

Imatge
Hay diversas ONG españolas que realizan trabajo de cooperación al desarrollo en Filipinas y muchas disponen de números de cuenta de recaudación de fondos para hacer frente a la emergencia más grave sufrida en el país. Hemos hecho una recopilación para aquellas personas interesadas en donar.

Cada año Filipinas se ve asolada por desastres naturales. Pero Haiyan –o Yolanda– es un supertifón, la tormenta más fuerte y grande que ha golpeado nunca el país. Ha afectado a una zona ya devastada por un terremoto y ha dejado al menos 4.000 muertos y miles de afectados y desplazados internos.

Diferentes ONG disponen de números de cuenta de recaudación de fondos para hacer frente a la emergencia de Filipinas, así como otros sistemas de donación online o por SMS. Hemos recopilado las de aquellasONG que ya tienen proyectos de cooperación en el país, pues creemos que la ayuda puede ser así más eficaz.

Entidades con proyectos en Filipinas y número de cuenta para donar:

>> ADRA Internacional trabaja sobre el terreno en dos zonas muy afectadas del Norte Cebú e Iloilo. También está elaborando un plan detallado para enviar alimentos y suministros de emergencia a las zonas afectadas. Puedes colaborar haciendo una donación a través de Microdonaciones o con una transferencia a través de los números de cuenta 0049-2661 43 2414376013 del Banco Santander, 0182 4016 02 0201523460 del BBVA2100 2130 58 0200141321 de La Caixa y 2038 1143 56 6000291321 de Bankia.

>> Médicos sin Fronteras durante los próximos tres días enviará dos aviones con equipo médico, incluyendo kits para el tratamiento de heridos, material para consultas médicas, vacunas y artículos de primera necesidad y después seguirá trabajando en el país. Puedes hacer un donativo para asistir a las víctimas.

>> UNICEF trabaja desde el 8 de noviembre en esta emergencia y el centro de suministros de la organización ya ha enviado 60 toneladas de ayuda de emergencia, esta semana se realizará un nuevo envío. Si quieres apoyarles, puedes hacer una transferencia a través de 0075 0001 86 0606913677 del Banco Popular, 0182 2370 40 0208517159 del BBVA2100 5731 70 0200005001 de Caixabank, 0049 1804 16 2610410756 del Santander 0030 8301 78 0000046271 de Banesto y 1465 0100 95 6000000000 de INGDirect con el concepto “Emergencia Filipinas” o donar desde su web.

>> Acción contra el Hambre trabaja en Filipinas desde el año 2000 en salud, agua y saneamiento. Tras el paso de Haiyan ha desplazado a sus equipos y está ofreciendo alimentos, agua potable, letrinas y kits de higiene. También ha habilitado tres cuentas para donaciones 0049 0001 52 2410030007 del Banco Santander, 2038 1052 44 6000741510 de Bankia y 2100 2999 93 0200030018 de La Caixa.

>> Oxfam Intermon ya ha enviado un equipo de expertos sobre el terreno para evaluar las condiciones del agua, la salud pública y el saneamiento en Bohol. Puedes hacer un donativo desde esta página o llamando al 902 330 331.

>> Cruz Roja Española cuenta con dos delegados en Filipinas y ya está preparando un avión con ayuda humanitaria junto con otros dos delegados expertos en emergencias para apoyar las labores humanitarias de la Cruz Roja Filipina. Puedes colaborar ante la emergencia de Filipinas.

>> Cáritas Española lleva más de 20 años trabajando en el país en desarrollo rural, ecología o prevención de desastres. La red de Cáritas ya ha activado un plan urgente de respuesta a la emergencia y ha desplegado personal de emergencia en algunas de las zonas más afectadas. Para donar contacta con el teléfono de donaciones 902 33 99 99.

>> Manos Unidas lleva más de 25 años trabajando en Filipinas, ya ha abierto una cuenta corriente cuyos fondos irán destinados a paliar los efectos del tifón Haiyan y a la reconstrucción. La cuenta es 0049 1892 63 2210525246 del Banco Santander y en ella puedes donar con la referencia “EMERGENCIA FILIPINAS”.

>> Plan España lleva 50 años trabajando en Filipinas. El personal local trabaja en las zonas más afectadas, repartiendo materiales y recursos de primera necesidad. Si quieres colaborar, puedes hacerlo: 0049 1892 69 2710540130 del Banco Santander, 0075 0078 01 0601468707 del Banco Popular, 2038 1915 11 6000140686 de Bankia, 0182 4018 14 0208515929 del BBVA y 2100 2927 90 0200054649 de La Caixa.

>> Intered trabaja en desarrollo local en Filipinas desde 1994. A través de sus socios locales está estableciendo equipos de respuesta de emergencia en las zonas de Tacloban y Capiz, dos de las zonas más devastadas. Las cuentas para donar son 0049 0356 58 2910601092 del Banco Santander y 1491 0001 23 2085968028 de Triodos Bank.

>> Save the Children trabaja en Filipinas desde 1981 para atender emergencias en el país. Miembros de la ONG se dirigen a Tacloban para comenzar a distribuir entre los niños y las familias agua y comida. Puedes colaborar con Save The Children a través de las cuentas 0049 1837 58 2910344142 de Banco Santander, del teléfono 902 013 224 o enviando un SMS con la palabraACTUA al 28014.

>> Alianza por la Solidaridad, recogiendo el trabajo de más de 20 años en Filipinas de IPADE, hace una llamada de emergencia para apoyar a los afectados por el tifón Haiyan. Los números de cuenta habilitados son 0049 1892 62 2310567895 del Banco Santander, 2100 3945 69 0200075407 de La Caixa, 0182 2370 44 0208516859 de BBVA2096 0587 61 3406343304 de Caja España, 2099 0001 59 0070234628 de Caja Extremadura y 1491 0001 23 0010008731 de Triodos Bank. Además también puedesdonar on line.

>> Fundación PROCLADE trabaja en cooperación al desarrollo en Filipinas desde 2006. Ante la emergencia, ya está empezando a enviar las primeras ayudas a través de los Misioneros Claretianos, que trabajan en varias zonas afectadas del país y que han detectado una falta de previsiones. Su cuenta de Emergencias es 0049 3283 56 2015006031 del Santander.

>> L’Associació Catalana per la Pau (ACP), en conjunto con sus socios europeos, ha puesto en marcha una campaña de solidaridad para ofrecer apoyo de emergencia a las poblaciones afectadas por este desastre, a través de las organizaciones populares filipinas con las que trabajan. Puedes hacer tu aportación económica a la cuenta 2100 3200 96 22 01336456 de La Caixa.

>> Taller de Solidaridad colabora desde 2002 en la Región de Visayas, afectada por el Tifón, ha abierto el número de cuenta 2100 5884 05 0200095431 de La Caixa para coordinar la ayuda a través de la Red de Talleres de Nazaret y poder así acompañar su respuesta a la emergencia.

>> La Fundación Jóvenes y Desarrollo actúa en Cebú e Iloílo, dos de las zonas más afectadas, a través de los Salesianos. La ayuda inicial se va a centrar en la población damnificada y en la fase de reconstrucción en los jóvenes. Puedes realizar un donativo al0075 0001 81 0600037356 del Banco Popular.

>> Acción Verapaz ya se ha puesto en contacto con las Dominicas de la Anunciata, que tienen comunidades en Filipinas, para canalizar ayuda de emergencia. Si estás interesada en participar en la campaña puedes hacer un ingreso al 0075 0001 87 0606358033 del Banco Popular, indicando: “Ayuda a Filipinas”.

>> Aldeas Infantiles SOS está presente en Filipinas desde 1967 y actualmente trabaja a través de ocho aldeas y once programas de fortalecimiento familiar. Ya ha movilizado al máximo sus equipos e instalaciones para proporcionar ayuda a las comunidades. Puedes colaborar a través de su web de donaciones, a través del teléfono: 902 33 22 22
o haciendo un ingreso al 0049 0001 53 2110033332 del Banco Santander.

>> Fundación Humanismo y Democracia trabaja en Filipinas desde hace más de 12 en la reconstrucción a medio plazo y en la generación de desarrollo a largo plazo. Si quieres colaborar con los proyectos de H+D en marcha en Filipinas puedes hacer una donación en el 2100 5731 72 0200152600 de La Caixa.

>> Fundación Codespa des de 2010 impulsa el desarrollo de productores de Manila a través de la mejora de producción del caucho. Puedes hacer una donación desde su web.

>> Madreselva lleva trabajando en Filipinas desde el 2009 en proyectos de cooperación sobre educación y salud. Después de contactar con sus contrapartes, las Salesianas, y detectar necesidades, ha activado cuentas para la realización de donaciones: 0049 1892 69 2710529942 del Banco Santander; 0075 0423 96 0600311574 del Popular; 2038 1079 02 6000507690 de Bankia y 2100 1649 12 0200102956 de La Caixa.

>> Juan Ciudad desarrolla un proyecto en Filipinas destinado a población que padece alguna discapacidad. Puedes hacer donativos.

>> Fundación de Religiosos para la Salud trabaja en la provincia de Camarines Sur-Región de Bicol mediante la formación y el acceso a los servicios sanitarios para contribuir al desarrollo de las comunidades del municipio de Lagonoy Filipinas. Consulta losdiferentes modos de donar.

>> Fundeso trabaja en las regiones de Luzón y Mindanao para el fortalecimiento de comunidades indígenas en la protección del medio ambiente y para el fortalecimiento de gobiernos locales de Camarines Norte. Su número de cuenta para hacer donaciones es0182 2370 49 0201502228 de BBVA.

>> Acción solidaria tiene la sede de su comunidad, Lihuk Panaghiusa, al norte de la isla de Cebú, la zona más afectada. Puedes donar al número 2095 0222 83 2004015970 del BBK (indicar que es para FILIPINAS).

¡Actúa!

Infórmate del trabajo que realizan cada una de las organizaciones consultando sus webs.

Quizás también te interesa: La tecnología también actúa frente a grandes catástrofes.

También puedes hacer una donación a ADRA a través de Microdonaciones, ¡consulta su proyecto!

La imagen es de IFRC en Flickr
Noticia publicada en Canalsolidario.org

¿Te atreves a vivir 24 horas de buen rollo con la Madre Tierra? ¡Y sin regresar a la prehistoria!

thumb.large.5418235683_9ca23b9d22
No podemos volver a la Edad de Hierro, ¡vale! Pero en Canalsolidario.org queríamos comprobar si podemos pasarnos 24 horas consumiendo la mínima energía posible, ahorrando un dinerillo y tratando bien al planeta y a sus habitantes. ¡Rosa y Julia nos han retado! ¿Te atreves tú?

Hemos hecho un experimento, seguir un día cualquiera de la vida imaginaria de Rosa y Julia, que han asumido nuestro reto con buen humor y se han preparado para llevarlo a cabo. Aquí van las memorias de Rosa en sus 24 horas de buen rollo con la Pachamama.

Diario de Rosa, jueves 7 de noviembre de 2013

Como cada jueves, nos levantamos a las 7.30 h, ¡ay las legañas! Subimos las persianas y suspiramos, qué solecito más bueno. Hacia el baño. Primero nos lavamos los dientes: recordamos que no hace falta tener el grifo abierto todo el rato… A Rosa le encanta el agua fría, así que coge la botellita de agua que dejó ayer en la nevera para no tener que malgastar agua esperando la llegada de la fría. Me cuenta que tiene la regla, vaya, pero que ha dejado de utilizar compresas y tampones para pasarse a métodos más sostenibles, interesante. Una ducha exprés y listas. Desodorante de sales minerales naturales y a vestirse. Hace unos días mi hermana nos regaló un par de pantalones y camisetas que se le han quedado pequeños, nos los ponemos y nos quedan de perlas, oleee.

Después nos preparamos un café con leche de arroz de comercio justo mientras encendemos el televisor y vemos las noticias de la mañana, el mundo está muy mal, pero todavía cabe la esperanza, y también medios y profesionales que trabajan para el cambio social. Cuando hemos terminado, apagamos completamente la tele y el resto de equipos eléctricos de la casa, ya que el modo stand-by supone entre el 5% y el 10% del consumo total. Y ya podemos salir de casa, ¡venga!

Recogemos nuestras bicicletas plegables, arriba uno-dos, y vamos al trabajo, ya sabemos cuál es la mejor ruta para llegar. El vientecillo nos carga las pilas, chute de energía. Cuando llegamos, nos aseguramos de que hemos puesto bien los candados y subimos las escaleras a pie, un poco más de ejercicio resulta muy saludable.

Entramos en la oficina, ventilamos un poco y subimos persianas, casi en todo el día no tenemos que encender la luz. En la oficina revisamos que todo el material que utilizamos cumpla con los requisitos mínimos de sostenibilidad, y empezamos la jornada laboral. Ya llega el frío, pero es absurdo tener encendida la calefacción cuando no hay nadie en oficina o en casa, o cuando duerme todo el mundo. Esta semana, hemos instalado un temporizador para evitar el derroche de energía, la inversión seguro que la recuperamos en semanas y nuestra factura de la luz bajará un 5%. ¡No está mal! A trabajaaaar.

¡Y ya es hora de comer! Con los compañeros y compañeras del resto de oficinas de la planta quedamos en la sala-comedor a las 14.30 h, como cada día. Mientras charlamos y comemos, apagamos el resto de luces. Importante: cada uno tiene sus servilletas de ropa, de diferentes colores o formas, para no confundirnos. Además, para lavar los platos en la oficina usamos jabón ecológico de lacooperativa de consumo de Miguel.

Por cierto, hoy comemos tortilla con berenjenas y unos pepinos buenísimos que nuestra colega Tere cultiva en un huerto urbano comunitario situado en la terraza del bloque de pisos donde vive. Es mucho más fácil de lo que parece conseguir cultivar un huerto urbano con un grupo de vecinos, incluso con un poco de imaginación puede ser una buena manera de luchar contra el desempleo y el paro. Regularmente intercambiamos verduras de temporada con Tere por clases de informática, lo aprendimos en el banco del tiempo de Carabanchel.

Y de nuevo a trabajar ¡Luces ON! Antes de terminar la jornada, nos damos cuenta de que en la sección DoyBusco deCanalsolidario.org un chico, Joel, pide ollas grandes. Justo en casa tenemos una que no necesitamos, contactamos con él y listo. Nos dice que le sobran bastantes cubiertos, nos va perfecto. Intercambio confirmado.

Son las 17 h cuando acabamos de trabajar, ahora nos toca un paseo, vamos con las bicis a la biblioteca a buscar un libro que teníamos reservado, y después al Retiro a leer un rato. Ahora hace más fresco y ¡cómo nos relajamos!

A las 20 h volvemos a casa. Hoy toca lavar la ropa, el fin de semana preparamos jabón casero, tiene buena pinta. Un poco de jabón y toda la ropa al mismo cubo. La lavamos, la repasamos y al tendedero.

¡Las 21 h ya!, encendemos la luz de la cocina mientras preparamos la cena, el comedor lo dejamos bien iluminado con un par de velas. Evitamos abrir la nevera y el congelador sin necesidad porque ahorramos energía con cero esfuerzo. Mientras cocinamos, Rosa comenta la existencia de Som Energia, una cooperativa sin ánimo de lucro que está reuniendo a personas con el deseo de cambiar el modelo energético actual y trabajar para alcanzar un modelo 100% renovable. Decidido, ¡mañana nos informamos!

Para cenar toca tortilla reciclada que nos ha sobrado de la comida acompañada de una buena ensalada y pastel. Los ingredientes son de la tiendecita que tenemos dos calles más arriba. Su propietario se llama Guillermo y nos explica que sus productos siempre son locales. Es muy simpático, Guillermo. Acabamos de cenar, separamos la basura para reciclar y ponemos el lavavajillas bitérmico y listas.

Por la noche instalamos, por fin, el sistema Ubuntu en nuestro ordenador, qué satisfacción, y nos ponemos a escuchar parte del repertorio de canciones de nuestros amigos y amigas. Qué sueño… pero antes, una infusión de hierbas. Mmmm, ¡buenas noches!

¡Misión cumplida!

¡Actúa!

¿Y tú? ¿Te has parado a pensar en las implicaciones sociales de lo que consumes? ¿Has comenzado un nuevo hábito de consumo responsable? Te invitamos (Y TE RETAMOS) a que escribas una noticia contando tu aventura particular pasando 24 horas de buen rollo con el planeta tierra. ¡Participa!

¿Tienes dudas? ¿Puedes aportar tus consejos o compartir inquietudes? Escribe un comentario en esta noticia y podemos debatir sobre el tema¡Sí!

—————————————-

La imagen es de Thalita Carvalho ϟ en Flickr
Artículo publicado en Canalsolidario.org