100 días después: ¿cómo estamos ayudando a Filipinas?

thumb.large.muHemos hablado con expertas en cooperación y acción humanitaria para abordar la situación actual en Filipinas desde el punto de vista de la reconstrucción, el trabajo sobre terreno y la comunicación de lasONG, el rol de los medios de comunicación y los aprendizajes hechos en Haití a tener en cuenta.

Esta semana se cumplen 100 días después del paso del supertifón Haiyan en Filipinas. Muchas ONG siguen trabajando en el país, de la mano del gobierno y agencias internacionales; y es que el desastre, causado por un fenómeno meteorológico pero agravado por la fuerte vulnerabilidad del país, ha afectado a más de 16 millones de personas de las cuales cuatro millones continúan desplazadas. Hemos hablado con Francisco Rey, Chiara Saccardi, Monste Santolino y Iolanda Fresnillo sobre la situación del país desde diferentes ópticas.

Francisco Rey, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria >> ¿Cómo valora el trabajo humanitario y de reconstrucción de estos tres meses en Filipinas? La respuesta humanitaria al tifón Haiyán ha seguido el patrón de desastres anteriores: cierto caos inicial, confusión en las primeras evaluaciones de necesidades iniciales y evaluación de daños… pero en poco tiempo la respuesta meramente emergencista pudo funcionar con bastante eficacia y se mejoraron los indicadores en muy poco tiempo. Es destacable la paciencia y comportamiento ejemplar del pueblo filipino. Y de las organizaciones locales y el propio gobierno filipino. Junto a estos aspectos positivos, lo relativo a los compromisos internacionales en materia de rehabilitación también, lamentablemente, ha seguido patrones conocidos: promesas incumplidas, respuesta a los llamamientos de Naciones Unidas sólo al 44% y olvido de que las necesidades continúan. Y en este sentido es especialmente criticable la escasa respuesta de la cooperación pública española en un país que teóricamente es prioritario para España.”

Chiara Saccardi, Responsable del Equipo de Emergencia de Acción contra el Hambre >> ¿Cuáles son las necesidades actuales en el país? Hay zonas que han sido golpeadas de diferente manera, por eso es importante identificar cuáles son las necesidades concretas de cada población. En las zonas más alejadas todavía es necesario que llegue correctamente el suministro de agua y los alimentos. En estos momentos estamos finalizando las últimas distribuciones de emergencia (principalmente alimentos y kits de higiene) y trabajando en la restitución de los servicios esenciales, en el restablecimiento de mercados y medios de vida, en el apoyo nutricional y psicosocial y en la cobertura de acceso al agua y al saneamiento en los centros de evacuación y los refugios particulares. Además, lo que ahora es más importante a nivel global es la reconstrucción de las casas. Ayudar a la población filipina a recuperar su trabajo inicial y que se puedan también activar los mercados locales. Sobre todo los sectores más afectados fueran las pesca y el cultivo del coco. >> ¿Como se está organizando la sociedad civil para afrontar la situación? Este es el punto más importante diría yo, la sociedad civil está haciendo un trabajo ejemplar. Es un trabajo volver a la normalidad, pero están luchando y trabajando para ello. Es una sociedad absolutamente activa que intenta hacer lo máximo q puede con los medios que tiene. Y es así tanto a nivel individual como también por parte del gobierno porque también se ha volcado mucho en la reconstrucción y de responder a esa emergencia.

Montse Santolino, responsable de comunicación de la Federación Catalana de ONG >> ¿Cómo han gestionado las ONG y medios de comunicación la información sobre el tifón en estos tres primeros meses? La crisis humanitaria de Filipinas se mantuvo escasamente una semana en portada. Aunque una catástrofe natural es noticiable per se, la cobertura de crisis humanitarias está rutinizada, son coberturas más o menos estándar, aunque hay factores que pueden ayudar a que se mantenga el interés: la magnitud de la crisis, si hay corresponsales en la zona o si es rentable enviar a alguien, la relación histórica o cultural con el país afectado, directamente relacionado con la presencia de ONG etc. En el caso de Filipinas, y aunque la Aecid mantiene oficina allí, no es un país donde haya muchas ONG, al menos catalanas. Los mecanismos que se activan en los medios y los departamentos de comunicación de las ONG que trabajan la acción humanitaria son similares. El periodismo internacional es un periodismo emergencista, que sólo atiende a crisis, y las ONG activan de inmediato sus campañas para la donación, proporcional a la atención mediática, retroalimentándose mutuamente. Aunque los días y semanas posteriores a las emergencias, las ONG disponen de más y mejores informaciones para la comprensión de lo sucedido, suelen quedarse en las webs y los blogs propios porque en los medios las coberturas cada vez más cortas, y las informaciones cada vez más previsibles y superficiales, cometiéndose los errores habituales: escasa contextualización, poca o nula visualización de las organizaciones filipinas, y representación de las poblaciones afectadas como víctimas impotentes. En ocasiones las emergencias “despiertan” el interés por el país, pero en el caso de Filipinas, el reciente acuerdo de paz para la autonomía de una de las regiones del país después de un largo conflicto, apenas ha tenido cobertura.

Iolanda Fresnillo, investigadora experta en Haití y responsable del proyecto Haití otros terremotos >> Todavía queda mucha reconstrucción, ¿qué deberíamos aprender del trabajo en Haití para no repetir errores? Estando en Haití y preguntando a personas de la sociedad civil haitiana sobre los aprendizajes del proceso vivido desde 2010, hay tres cuestiones que se repiten insistentemente: la falta de coordinación entre ONG, agencias oficiales de cooperación e instituciones locales ha continuado después del caos que caracterizó las semanas posteriores al seísmo; a ello hay que añadir la falta de participación tanto de autoridades locales (el Estado haitiano o los municipios) y de la sociedad civil local en la definición de las estrategias de reconstrucción. Las redes sociales existentes, movimientos sociales locales, han sido ignorados, de forma que muchas de las grandes ONGinternacionales han impuesto su agenda, en un proceso que ha derivado en una fuerte desmovilización social, con una falta total de un plan de ruta hacia la reconstrucción que abordase esas causas estructurales de tanta destrucción; en definitiva, la falta de transición de la ayuda de emergencia a una estrategia de largo plazo, generada por y para los haitianos. A ello hay que añadir como organismos internacionales, empresas multinacionales y gobierno haitiano están utilizando el proceso de reconstrucción para profundizar estrategias neoliberales.

———————————————————————

No te pierdas el especial informativo Emergencia en Filipinas de Canalsolidario.org con informaciones y recursos para pasar a la acción.

También puedes consultar estos Documentos relevantes sobre inundaciones y catástrofes naturales:

Documento publicado en 2008 por ALNAP, que identifica las principales lecciones aprendidas de las agencias humanitarias en respuesta a las inundaciones. Libro Inundaciones.

Aprendiendo de anteriores operaciones de emergencia y recuperación, 2008 Provention Consortium, ALNAPAECIDIECAH.

Noticia publicada en Canalsolidario.org

La imagen es de Mans Unides en Flickr

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s